Balat, el emblemático barrio judío de Estambul

Balat fue durante siglos uno de los principales bastiones de la comunidad judía de Estambul y pese a que en la actualidad los judíos ya no habitan el barrio, aun constituye uno de los lugares esenciales para entender el histórico vínculo de los judíos con Turquía.

Ahrida
Sinagoga de Ahrida en Balat Foto: elirab.me

Balat y el judaísmo

El nexo de Balat con la comunidad judía tiende hondas raíces, es incluso anterior a la Conquista otomana de Constantinopla, de hecho existe constancia de la presencia en Balat de una pequeña comunidad de judíos Romaniotes.

Entre 1492 y 1498 los judíos sefardíes son expulsados de la península ibérica y son acogidos por el Sultán otomano Beyazid II, que permite su asentamiento en diferentes partes del Imperio Otomano, especialmente en Estambul, Izmir, Edirne y Çanakale.

En Estambul los “hijos de Sefarad” se asentarían fundamentalmente en Balat y Hasköy cambiando por completo la demografía de estos barrios, de hecho en poco tiempo los “judíos griegos” acabarían siendo asimilados culturalmente por los recién llegados.

En este proceso de “asimilación” influyó en gran medida el hecho de que los sefardíes procedían de una situación de cierto esplendor social, educativo y económico en España, algo de lo que carecían los judíos autóctonos; además los sefardíes llegaron a Balat en gran número, de ahí que en pocos años la comunidad hebrea local adoptase el ladino como lengua propia y la liturgia predominante pasase a ser la sefardí.

La vitalidad judía del barrio de Balat

Balat gozaba de una efervescente vitalidad comercial asociada a sus bazares y puestos de artesanía y gastronomía, que hacían que existiese un cierto grado de prosperidad que fue reforzada por la llegada de los judíos españoles.

Sinagoga Ahrida
Vista exterior de la Sinagoga de Ahrida en Balat Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

Aunque los judíos compartían espacio físico con otras minorías cristianas y algunas familias musulmanas, Balat era uno de los lugares donde se concentraba mayor número de judíos y se dice que llego haber incluso hasta 20 sinagogas en activo; era tal la importancia del barrio para la comunidad judía que incluso hasta el año 1958 estuvo aquí la sede física del Rabinato de Turquía.

Estambul
Balat en la actualidad Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

El Balat histórico era un vecindario ciertamente grande y se extendía de forma contigua al de Fener siguiendo el perfil costero del Cuerno de Oro y terminaba en las proximidades de las antiguas murallas de la ciudad, algunas crónicas incluso citan que el barrio cerraba sus puertas durante la celebración del Sabbath, lo cual expresa la idea de que existían unos límites geográficos y étnicos en el pasado.

Decir que el Balat original no coincide con la unidad administrativa actual conocida como “Mahalle de Balat” lo cual genera gran confusión entre los turistas; se trata de una problemática que he tratado extensamente en este artículo: “¿Por qué el barrio de moda de Estambul se llama Fener y no Balat?” que os recomiendo leer en detalle.

La decadencia de Balat

El barrio empieza a decaer a partir de 1894, cuando un terremoto destruye gran parte de los edificios y muchas de las familias, especialmente las más adineradas, se trasladan al barrio de Gálata o bien al distrito de Şişli.

La estocada final vendría con la tasa de riqueza impuesta en 1942 a las minorías, lo cual unido a la creación del estado de Israel, provocaría un éxodo masivo de los judíos de Balat, cuyo lugar fue ocupado por emigrantes pobres de la zona del Mar Negro o del Este de Turquía, quienes no podrán detener la decadencia social y económica del barrio.

yanbol balat
Sinagoga de Yanbol Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

¿Qué queda del legado judío de Balat?

Aunque la mayoría de los templos y oratorios judíos han desaparecido, aun siguen existiendo dos sinagogas activas, Ahrida y Yanbol las cuales abren solo en fechas señaladas, ya actualmente no existen familias judías viviendo en Balat.

Arón Kodesh
Arón Kodesh de la sinagoga de Ahrida Foto: elirab.me

Ahrida está considerada la sinagoga más antigua de Estambul, siendo construida a principios siglo XV por judíos Romaniotes procedentes de la localidad de Ohrid en la actual República de Macedonia, de ahí el nombre que recibe el templo.

A lo largo de la historia la sinagoga sufrió innumerables modificaciones, de hecho el edificio actual poco tiene que ver con el que existía en sus orígenes y es fruto de la reforma realizada en el año 1992 por el arquitecto Hüsrev Tayla con el fin de conmemorar el Quinto Centenario de la llegada de los sefardíes al imperio Otomano.

Su interior es sencillo a la vez que cálido, con numerosas vidrieras y lamparas de época que con su luz iluminan una larga bancada de sillas de madera que en su configuración rodean los elementos más logrados de la sala el Arón Kodesh y la Tebá que tiene forma de proa de barco en recuerdo de los navíos que los sefardíes utilizaron para alcanzar la costa turca.

Yanbol sinagoga
Snagoga de Yanbol Foto: turkyahudileri.com

La sinagoga de Yanbol exhibe un modesto exterior no hace justicia con la elegancia interna de la misma, así el templo puede presumir no solo de una amplia iluminación natural, generada por un gran número de ventanales, sino que también luce una hermosa Tevah cuya puertas exhiben incrustaciones de madre perla y marfil. Con todo es su techado de madera, donde se exhiben interesantes pinturas florales, el elemento más singular de todo el conjunto.

El acceso turístico tanto a la Sinagoga de Ahrida como a la de Yanbol depende de un permiso especial del Rabinato de Turquía; de todos modos existen varias agencias de viajes que incluyen la visita en sus paquetes turísticos.

Sinagoga Estambul
Sinagoga de Çana Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

También existen otras sinagogas abandonadas o pendientes de restauración como la de Çana, la cual hasta el año 1958 albergó la sede del Rabinato, u otras como la de Selaniko o la de Kasturya de las cuales apenas existen algunos muros o puertas.

Hospital judio Estambul
Fachada del Hospital Judío de Balat Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

Más allá de lo religioso, el legado judío aun se palpa la existencia de un prestigioso Hospital y algunas clínicas privadas de apellidos judíos, las cuales siguen teniendo su sede física en el barrio aunque su clientela ya no sea hebrea.

doctor judios
Placa de un doctor judío en Balat Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

Patrimonio que se une a las de las casas y tiendas que han sobrevivido a la decadencia del Balat del siglo XX, muchas de las cuales han sido restauradas guardando la esencia del patrimonio de sus antiguos moradores judíos.

Balat
Tienda de antigüedades en Balat Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

Un barrio desconocido lleno de encantos

El Balat antiguo, sigue siendo un gran desconocido para los turistas, un vecindario donde no existen esas famosas y mal etiquetadas casas de colores, pero que es sin duda uno de los barrios más emblemáticos e interesantes de Estambul.

Un vecindario de marcada esencia judía, pero en el que encontramos también interesantes ejemplos de la arquitectura religiosa armenia, griega o musulmana; una tierra incógnita para muchos donde las tiendas de artesanía o de antigüedades se entremezclan con cafeterías que abogan por ofertar encanto servido en tazas de porcelana.

Balat es un lugar único, rico en matices y en detalles, encantos que en los últimos años vuelven a lucir, ya que el barrio está experimentado una profunda renovación que está atrayendo inversores y turistas a esta parte de Estambul…¿y Tú? ¿A qué esperas para conocerlo?

Balat
Bazar de Balat Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

Actualizado el 7 enero,2020.
Publicado por Miguel Ángel Otero Soliño