Tuzbaba, la mezquita de la sal

La Mezquita de Tuzbaba (Tuzbaba camii en turco) es un caso curioso dentro de la amplia diversidad de mezquitas de Estambul, ya que pese a no destacar mucho por su belleza arquitectónica, es relativamente popular y conocida por los estambulís, ya que se le asocia un carácter milagroso, de hecho son muchos los fieles que acuden a la misma a realizar peticiones, tras previa donación de un paquete de sal, que hace que la misma sea apodada como la Mezquita de la Sal.

Tuzbaba Besiktas
Mezquita de Tuzbaba  Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

El origen de esta curiosa tradición se basa en que el edificio guarda el sarcófago de Halil Effendi, un militar que durante la época de la Conquista de Constantinopla suministro sal a las tropas de Fatih, hecho por el que fue apodado Tuz Baba que en turco significa “Padre de la sal“.

La gente suele acudir al templo a orar y hacer peticiones a Tuz Baba tras hacer previamente un donativo en forma de paquete de sal, que incluso pueden ser comprados en el interior del recinto, de hecho es muy típico que los estudiantes o las madres de los mismos, hagan peticiones a Tuzbaba con el fin de lograr un aprobado en los difíciles exámenes de acceso a la universidad.

La sal donada es libre de ser recogida por la gente pobre para su uso en las comidas, mientras que el resto es colocada en una peana de mármol en el exterior del edificio, de tal forma que los caminantes al pasar toman con su dedo un poquito de sal, acto que dicen que da buena suerte.

Tuzbaba Estambul
Sal en el exterior de la Mezquita de Tuzbaba Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

Arquitectónicamente la mezquita, que fue construida en 1490, es poco significativa tanto en su decoración interna como externa siendo su coqueto alminar el único elemento del conjunto a destacar.

Un templo que constituye un oasis musulmán en esta parte del distrito de Beşiktaş históricamente vinculada a las comunidades griega y armenia; con todo, creyentes de todas las religiones no han podido obviar el pararse ante sus muros y degustar una pizca de su sagrada sal, cloruro sódico que forma de parte de una tradición única, esencia única del alma de Estambul.


Actualizado el 5 marzo,2019.
Publicado por Miguel Ángel Otero Soliño

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .