El gran palacio de Aynalıkavak

Hoy en día son pocos los turistas que se acercan a visitar el actual palacete de Aynalıkavak, de hecho la mayoría de los visitantes incluso desconocen que esta acogedora mansión es el único elemento que sobrevivió del Gran Palacio de Aynalıkavak, el que fuera uno de los complejos palaciegos más grandes de Estambul.

Aynalıkavak
El Aynalıkavak Kasrı es el único elemento superviviente del antiguo gran palacio otomano Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

Quizás el pequeño tamaño del palacete actual pueda confundirnos un poco, pero hasta el desarrollo de los grandes palacios del siglo XIX (Dolmabahçe, Yıldız, Beylerbeyi), Aynalıkavak era uno de los pocos palacios que competían en extensión con Topkapı.

Situado entre los barrios de Hasköy y Kasımpaşa, el emplazamiento era ya un conocido lugar de esparcimiento de los emperadores bizantinos, pero como palacio empezará a tomar forma tras la conquista de Constantinopla en 1453 cuando el sultán Mehmet II de inicio a los trabajos para construir una residencia la zona, de hecho algunas fuentes indican que el sultán ordenó plantar 12000 cipreses con el fin de crear un gran jardín anexo.

Con la construcción de un astillero, en tiempos de Selim I, el jardín comenzó a ser conocido como el “Jardín del astillero” (Tersane Bahçesi en turco), apodo que sigue manteniendo en la actualidad pese a que la extensión del jardín es ya ciertamente reducida y lejos de sus momentos de esplendor.

Aynalikavak
Representación del antiguo palacio de Aynalikavak

El complejo no ganaría entidad y prestigio hasta el gobierno del famoso sultán Suleimán, el cual ampliaría significativamente las instalaciones, que acabaría convirtiéndose en palacio en 1613, ya en tiempos de Ahmet I, aunque sería ampliado y modificado a lo largo de los siglos venideros según el capricho artístico del sultán del momento.

Los sultanes solían visitar a menudo el palacio ya que muy cerca, en Okmeydanı, se realizaba la practica del tiro con arco, en un terreno hoy ocupado por la Fundación de Arquería (Okçular Vakfı en turco), la cual está considerada como una de las instituciones de tiro al arco más antiguas del mundo.

La diplomacia fue otro de los usos que tuvo el palacio, de hecho fueron innumerables los encuentros de las distintas embajadas que tuvieron lugar entre sus muros, así el complejo paso a ser conocido por el gran número de valiosos espejos que tenía en su interior, los cuales procedían en su mayoría de los regalos que los diplomáticos venecianos solían hacer a los otomanos, de ahí que el complejo pasase a a ser denominado “el Álamo reflejado” (Aynalıkavak en turco).

ayanavalik
Dibujo de Melling relativo al palacio de Ayanavalik

El palacio a día de hoy vive lejos de los tiempos de esplendor, muchos de sus edificios desaparecieron y de hecho vive incluso alejado del mar que le daba su característica silueta. El interés de los sultanes por otros palacios, el crecimiento del astillero (con su posterior relleno) y la construcción de nuevos edificios fueron recortando el antiguo jardín, que en la actualidad parece un oasis dentro de las fabricas asociadas al antiguo astillero.

Actualmente solo se puede visitar el conocido como Pabellón Aynalıkavak (Aynalıkavak kasrı en turco), uno de los módulos que fue restaurado en el año 2000 y que cuenta con una interesante colección de mobiliario de la época y una exhibición permanente de instrumentos musicales de época.

La belleza del interior invita a tomarnos un te o café turco, pero lamentablemente el personal de seguridad suele invitarnos a acelerar nuestra visita y no podremos ni siquiera tomar fotos (está prohibido), así que el placer de la gastronomía turca lo dejaremos para la coqueta cafetería existente en el jardín donde las prisas se diluyen y donde aun podremos disfrutar de la vista del precioso jardín.

Palacio otomano de Aynalıkavak Foto: Miguel Ángel Otero Soliño

Hoy en día, es difícil que el Pabellón Aynalıkavak se convierta en un destino turístico dentro de una ciudad que ofrece una oferta monumental inacabable, lo cual no quita la importancia que este tuvo en el pasado, cuando era uno de los palacios más grandes y conocidos de Estambul; con todo quizás en unos años renazca con gran fuerza ya que las antiguas instalaciones del astillero están experimentando una profunda renovación urbana como parte del proyecto Haliç Tersane.

Quizás Aynalıkavak nunca vuelva a ser el palacio que deslumbraba a los visitantes, pero sin su presencia no se entiende gran parte de la historia de esta ciudad llamada Estambul y solo por eso merece la pena visitarlo.


Actualizado el 15 abril,2020.
Publicado por Miguel Ángel Otero Soliño

Un pensamiento en “El gran palacio de Aynalıkavak

  1. El astillero están experimentando una profunda renovación urbana como parte del proyecto Haliç Tersane., importante para volver a recuperar la historia del antiguo imperio.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .